Consejos·Educación·En casa

Cómo ayudo a mi hijo con los deberes

Existe un gran debate sobre si los niños reciben demasiados deberes en el colegio. ¿Tienen nuestros hijos tiempo suficiente para relajarse y jugar? Injusta o no, la realidad es que los peques reciben cada día cierto número de tareas escolares que deben cumplir. Como padres, debemos ayudarlos a afrontar los deberes de forma positiva y proporcionarles las herramientas para terminar con éxito las tareas diarias.

Como ayudo a mi hijo con los deberes

¿Cómo ayudo mi hijo con los deberes? Toma nota de estos consejos para que la hora de los deberes sea un momento productivo para el pequeño:

Proporciónale una rutina y un espacio adecuado

Los niños necesitan seguir una rutina, así que nada mejor que establecer una que se repita cada día. Tras llegar del cole y merendar, lo mejor es animarlos a empezar con los deberes. Es importante que establezcáis un lugar dedicado al estudio, ya sea en su propia habitación/escritorio o en un lugar donde el peque pueda estar cómodo y concentrado, sin distracciones como la televisión, por ejemplo.

Ayúdale, pero no lo hagas tú

Estar con tu hijo,  acompañarlo y orientarlo mientras hace los deberes es una forma excelente de motivarlo para acabar con éxito las tareas. Sin embargo, es importante que no seamos los padres los que terminemos resolviendo los deberes de nuestros hijos. Los niños deben ser capaces de solucionar las dificultades por sí mismos sin dar por sentado que no es necesario esforzarse si papá o mamá estarán siempre ahí para dar con la solución al problema.

Evalúa su grado de cansancio

Aunque sean niños, la vida de nuestros peques es más dura de lo que parece. El colegio, las actividades extraescolares, el juego, los deberes… Son muchas las cosas que un niño debe realizar durante el día, y es totalmente comprensible que se canse tanto a nivel físico como mental. Si notas a tu hijo o hija anormalmente cansado, falto de concentración o irascible a la hora de hacer los deberes, debes analizar la situación y valorar  cómo ayudarlo a ir más tranquilo y relajado. Más de dos días a la semana de actividades extraescolares, por ejemplo, pueden ser excesivos para los peques.

Respeta la decisión del profesor/a

De nada sirve criticar al profesor/a delante del niño ni quejarse abiertamente de la cantidad de deberes que éste pone a nuestro hijo. Si observáis que el peque se siente realmente saturado de tareas, concertad una cita con su maestro y hablad del problema y de las posibilidades para solucionarlo.

 

Follow us or share